El CAC alerta sobre la sobreexposición de los menores a la publicidad de alimentos altos en grasa, azúcar o sal que hacen los influencers