La Plataforma de Reguladores del Sector Audiovisual de Iberoamérica (PRAI) surge como una instancia de intercambio de experiencias y recursos, coordinación de actuaciones y eventos, y especialmente con el objetivo de generar un piso académico e investigativo donde basar la toma de decisiones regulatorias.

Actualmente, esta organización está compuesta por organismos reguladores e instituciones similares de Argentina, Chile, España, Perú, Portugal, Uruguay, México, Colombia y Brasil; además de Costa Rica y Marruecos en calidad de miembros observadores.

Entre los principales puntos del documento aprobado está la determinación de las funciones de la Plataforma:

  • Ser un espacio de reflexión conjunta sobre la regulación de la televisión y otras formas de audiovisual.
  • Constituirse en una plataforma de intercambio de información sobre aspectos legales y normativos de interés común a todos los reguladores.
  • Configurarse como espacio para la discusión y solución dialogada de problemas y disensiones entre las entidades reguladoras.

También quedó establecido que las lenguas de trabajo serán el portugués y el castellano. Además de los fundadores y de los países de la región que quieran adherirse a la Plataforma, habrá países observadores, como es el caso actual de Marruecos, país que ha acompañado el proceso de formación y consolidación de la Plataforma.

Con estos estatutos, la PRAI se consolida como el más importante foro regional para potenciar y apoyar el trabajo de las entidades independientes de regulación de los países iberoamericanos, en su labor de garantizar los derechos humanos, la diversidad cultural y la representatividad en los contenidos audiovisuales emitidos y distribuidos a las diversas audiencias.

En los estatutos quedó determinado también que la presidencia será rotativa, elegida por el Pleno cada dos años. El país que ostente la presidencia albergará también la sede de la Plataforma.