México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo preliminar para revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) pero sin incluir a Canadá -el tercer socio involucrado en el acuerdo comercial- para avanzar más rápido en las negociaciones según analistas.

El acuerdo plantea eliminar las obligaciones para los productos digitales que circulan por Internet así como también limitar la responsabilidad civil de las plataformas sobre contenidos de terceros. A su vez, se avanza en materia de propiedad intelectual estableciendo el sistema de notificación y bajada de contenidos para ISPs, entre otras cuestiones.

El acuerdo abarca distintas áreas, entre ellas, propiedad intelectual y comercio digital. Entre los principales puntos en esta materia se destacan:

  • La ausencia de obligaciones a los productos digitales distribuidos por medios electrónicos como ebooks, videos, música, software, juegos, entre otros.
  • Asegurar que los datos puedan transferirse entre fronteras y que se minimicen los límites sobre el lugar de almacenamiento y procesamiento de los datos.
  • Garantizar que se apliquen las medidas de protección al consumidor (incluida la privacidad y comunicaciones no solicitadas) al mercado digital.
  • Limitar a los gobiernos la posibilidad de solicitar que se revele el código fuente de sistemas de computación o de los algoritmos.
  • Limitar la responsabilidad civil de las plataformas de Internet sobre contenido de terceros que esas plataformas costean o procesan, por fuera del cumplimiento de las reglas de propiedad intelectual.

Respecto de la propiedad intelectual, los puntos centrales del pre-acuerdo se sintetizan en:

Establecimiento del sistema de notificación y bajada para puertos seguros de copyright para los ISPs.

  • Extensión del término de copyright por 75 años para trabajos como performances de música y garantía de protección a través de sistemas tecnológicos (por ejemplo derechos de gestión de información) para música digital, películas y libros.
  • Se estable que los creadores norteamericanos reciban tratamiento nacional para sus obras en mercados extranjeros en relación a los derechos de propiedad intelectual.

El año pasado, representantes de la industria cinematográfica habían enviado una carta al grupo negociador del TLCAN para que considerara la exclusión de las industrias cinematográfica, audiovisual y de Internet de la negociación, algo que al parecer no se tuvo en cuenta.