El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) deberá revocar su decisión de declarar a Televisa como agente con poder sustancial en el mercado de TV paga en México por orden de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que hizo lugar al recurso de amparo interpuesto por la compañía.

Así, por segunda vez, el regulador deberá revisar su análisis y realizar una nueva resolución que se adecúe a los criterios que estableció la SCJN. “Estamos obligados a revocar esa resolución. Los criterios son los que tendremos que revisar una vez que seamos notificados de la sentencia de la Corte; estamos a la espera para saber bajo qué términos hacer este trabajo”, afirmó el Presidente del IFT, Gabriel Contreras, según información de El Financiero.

Distintos especialistas señalan que la decisión de la Corte fue un guiño para Televisa, con el apoyo intencional del IFT, ante una serie de dificultades económicas del grupo.

“Habrá que conocer los términos de la sentencia, pero de entrada indica una muy mala noticia, pero viendo la línea de tiempo todo parece indicar que el IFT no hizo nada para imponer la regulación asimétrica esperando esta resolución. Fuentes internas me comentan que la Unidad encargada de hacer la defensa dentro del IFT ha perdido otros casos porque tienen debilidades serias y hay sospecha de que es intencional”, aseguró Aleida Calleja, Coordinadora de Advocacy de OBSERVACOM.

Por su parte, Jorge Álvarez Hoth, ex Subsecretario de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) durante la presidencia de Vicente Fox, señaló en su columna de opinión en el diario Reforma que “este anunció le vendrá como agua de Mayo a la emproblemada Televisa, por el tiempo que le dure el efecto a su acción”.

Álvarez Hoh explicó que el mismo día en que el Presidente del IFT comunicó la decisión de la Suprema Corte que quita el carácter de dominante a Televisa en TV paga también se dieron a conocer los resultados del grupo, que mostraban una caída del 12,5% de sus ingresos en el cuarto trimestre de 2017 respecto del mismo período de 2016. A lo anterior se suman otros problemas como el juicio por sobornos para las adquisiciones de contratos de derechos de emisión de los torneos de fútbol; la caída en el valor de su acción para llegar al precio más bajo en 10 años tras informar a la Comisión de Valores de Estados Unidos debilidades en el control de su información financiera; así como el anuncio de venta de activos no estratégicos para centrarse en su negocio principal de contenidos y redes de distribución.

“Así las cosas, lo que se anuncia como una buena noticia bien manejada mediáticamente en México por las plumas amigas de la televisora, en realidad es la operación que en su derecho hace Grupo Televisa para intentar sortear sus evidentes problemas”, concluye Álvarez Hoh.

Grupo Televisa había interpuesto el recurso ante la Suprema Corte con el objetivo de revertir la decisión del Tribunal Federal especializado en materia de telecomunicaciones y radiodifusión. Su argumento era que la información que motivó su declaración de agente con poder sustancial se hizo en base a datos recabados entre 2009 y 2014. De este modo la compañía consideró que no se ajustaba a la situación actual y por eso no le correspondía cumplir con medidas asimétricas

A comienzos de 2017, el Tribunal especializado había determinado que la compañía tenía poder sustancial en TV paga. Esto generó que el IFT volviera a evaluar su decisión del 2015, cuando había determinado que, a pesar de contar con el 62% de los abonados del mercado, la compañía no podía ser calificada como dominante porque sus competidores (Dish, Megacable y Axtel), progresivamente, estaban ganando suscriptores, por ende se daban las condiciones de competencia.