La disminución de la “carga regulatoria” de los operadores de radio y TV tradicionales estuvo en el centro del discurso del Presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Gabriel Contreras, en su intervención en la 59 Semana Nacional de Radio y Televisión, organizada por la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

“Creo que vale la pena que se discuta esto con absoluta seriedad y transparencia, no cómo vamos a regular a los nuevos medios, porque en el mundo no se está haciendo, estoy hablando específicamente de plataformas de internet, sino de cómo habría que re-regular, desregular a los medios tradicionales como son la radio y la televisión”, aseguró Contreras. Además, señaló que “no está en nuestra cabeza seguir aplicando una fórmula del pasado…Quiero anunciarles que estamos trabajando en un Programa de Mejora Regulatoria para desregular, desde el lado del Instituto, lo que se encuentra en nuestras manos”.

En sintonía con los reclamos de la CIRT, el presidente de IFT expresó este enfoque particularmente en relación a la eliminación del pago de contraprestaciones por las prórrogas de las concesiones por el uso del espectro. En el evento, Edgar Pereda, presidente del Consejo Directivo de la CIRT, exigió al IFT la revisión del pago de contraprestaciones, por considerar que son un freno a la competencia en el sector.

Sin embargo, del análisis del debate internacional sobre el tema, es posible concluir que el funcionario parte de una premisa falsa al señalar que no hay iniciativas a nivel mundial para regular a las nuevas plataformas audiovisuales en Internet.

Prueba de ello es la discusión que se produce actualmente en la Unión Europea en el marco de la estrategia de Mercado Único Audiovisual, que incluye la reforma de la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual (que establece los criterios regionales de regulación para la radio y la televisión). Recientemente, el Parlamento y el Consejo llegaron a un acuerdo para extender la regulación hacia los servicios de video bajo demanda o VOD y las plataformas de intercambio de video y contenido, así como el establecimiento de cuotas de catálogo del 30% para obras europeas, entre otras cuestiones.

A su vez, a nivel latinoamericano también hay algunas iniciativas que, aunque ponen el acento en los aspectos tributarios, están incluso en proceso de implementación. Por ejemplo, en Argentina, tras la sanción de la reforma tributaria (Ley 27.430) se extendió la aplicación del impuesto al valor agregado (IVA) del 21% a los proveedores OTT ofrezcan sus servicios fuera del país, cuyos contenidos se consumen en Argentina. En Uruguay, la reforma fiscal también incluye el pago del IVA del 22% así como del impuesto del 12% a las Rentas de los No Residentes. En Colombia, la Ley de Reforma Tributaria de 2016 (Ley 1819/2016) estableció el incremento del IVA del 16 al 19%, así como también extendió su aplicación a los servicios digitales.

Por su parte, en Brasil el Ministerio de Cultura presentó su propuesta para regular a los servicios VoD, focalizada en extender a los servicios VoD (tanto el que prestan operadores de telecomunicaciones como plataformas de Internet) la contribución al fondo de cine (CONDECINE), en función del tamaño de su catálogo.