Según un estudio del CONCORTV (2017), el 98% de mujeres peruanas consume TV de lunes a viernes (con un promedio de 03:11 horas diarias), el 97% navega por internet y el 85% escucha radio. Sin embargo, el 61% considera que la TV es el medio más sensacionalista, el 57% señala la presencia de contenido violento y el 72% opina que los noticieros se aprovechan del dolor humano.

Asimismo, el 63% de mujeres y hombres considera que la mujer es mostrada de manera negativa en la televisión nacional. Ayacucho (86%), Cusco (79%), Huancayo (70%) y Lima (67%) reportan los mayores porcentajes respecto a esta percepción.

De otro lado, según un Análisis de Programación en la TV (CONCORTV, 2016), en la TV peruana se observa un modelo único de masculinidad y feminidad producto de la hipersexualización, donde la exhibición de los cuerpos, especialmente femeninos, se ha convertido en tema central de los programas televisivos.

Este estudio también revela que la imagen masculina supera a la femenina en tiempo y en roles protagónicos, donde la “mujer no bella” es objeto de burla, mientras que la “mujer bella” es exhibida como figura decorativa del set.

Cabe destacar que en el Perú, como parte de la política pública, se busca lograr la “Emisión de mensajes no sexistas que mejoren el tratamiento informativo y la imagen de la diversidad de las mujeres en los medios de comunicación”, según lo señalado en el Plan Nacional de Igualdad de Género 2012 – 2017 y el Plan Nacional contra la Violencia de Género 2016 – 2021, implementados por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables – MIMP.