El Consejo Superior de Cine (CSC) aprobó, por unanimidad de sus integrantes, un modelo híbrido de tributación para que los proveedores de servicios de video bajo demanda (VoD) aporten a un fondo público para el audiovisual, el CONDECINE (Contribución para el Desarrollo de la Industria Cinematográfica Nacional).

De esta manera, las plataformas de video como Netflix deberán aportar al llamado “CONDECINE VoD” pero podrían elegir entre dos modalidades: aportar a partir del tamaño de su catálogo o mediante una tarifa plana por cantidad de suscriptores o transacciones.

El CSC forma parte del Ministerio de Cultura y tiene como cometidos la formulación de la política nacional de cine, así como la aprobación de las directrices generales para el desarrollo de la industria audiovisual y el estímulo de la presencia de los contenidos brasileños en los diversos segmentos de mercado.

La propuesta aprobada ahora debe ser transformada en un anteproyecto de ley. El CSC se volverá a reunir el 28 de agoto para discutir el texto legislativo, que podría ser publicado como Medida Provisoria del Ministerio de Cultura, según indica TelaViva. Otra opción, menos probable, es que el documento se envíe como proyecto de ley para ser debatido en el Congreso.

El texto que recibió el visto bueno del CSC alcanza a plataformas de servicios VoD como Netflix, y deja por fuera a los servicios de los operadores de TV paga y radiodifusores que ponen a disposición contenidos en las plataformas de “TV everywhere” (aquellas que permiten acceder al contenido en cualquier dispositivo por fuera del entorno doméstico), de acuerdo con el comunicado del Ministerio de Cultura.

El modelo de tributación de las plataformas de video a CONDECINE VoD contempla descuentos -aunque aún no se han definido los porcentajes- en cualquiera de las dos modalidades (por catálogo o por tarifa plana por transacción) para promover la presencia de contenidos nacionales. Es decir, se busca promover la industria nacional de contenidos pero no se aplican cuotas de catálogo, como sucede con los operadores de TV paga según lo que dispone la Ley de Servicios de Acceso Condicionado (Ley SEAC).

Además de la reducción de aportes por inclusión de contenidos nacionales, el modelo contempla que aquellas empresas cuya facturación anual sea de hasta US$ 1 millón queden exentas del pago de CONDECINE VoD.

Cabe recordar que a principios de 2018, el Ministerio de Cultura había propuesto un modelo ante el CSC que proponía que los servicios VoD tributaran a partir de un esquema que tuviera en cuenta la cantidad, origen y tipo de obras en los catálogos. Esta iniciativa no prosperó, entre otras cuestiones, por resistencias tanto de productores audiovisuales como de las empresas de telecomunicaciones.