Representantes de las gremiales de canales comerciales de TV abierta (ABERT y ABRATEL) manifestaron su oposición a que se apruebe la fusión entre AT&T y Time Warner en Brasil, argumentando que viola las disposiciones de la Ley de Servicios de Acceso Condicionado (Ley SeAC) que regula los servicios de Tv paga. La posición la expresaron en una audiencia pública organizada por la Comisión de Ciencia y Tecnología, Comunicación e Informática de la Cámara de Diputados.

“Una empresa no puede dominar integralmente toda la cadena de valor de prestación de servicios de televisión por asignatura, o sea: producción, programación, empaquetamiento y distribución del servicio. Si esa adquisición fuera declarada válida estaremos viendo una falta de respeto a la Ley SeAC que, entre varias directrices, es clara en decir que las empresas extranjeras deben respetar nuestra legislación”, aseguró el consejero de ABERT, Marcerlo Bechara. Además planteó que “esa operación [fusión AT&T-TW] crearía un beneficio a las grandes empresas internacionales”.

En el mismo sentido, Claudio Paixão, ejecutivo de ABRATEL (asociación que reúne principalmente a los radiodifusores vinculados a la red Récord) aseguró que esta gremial “entiende que la Ley SeAC impide la verticalización de la cadena de valor sin alteración legislativa”.

También organizaciones de la sociedad civil se manifestaron en contra de la fusión. Helena Martins, representante de Intervozes, explicó que la fusión generará un mercado más concentrado y consecuencias negativas para la pluralidad de opiniones.

El proceso de fusión obtuvo luz verde en Estados Unidos recientemente. Previo a eso, en octubre de 2017, el  Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) de Brasil ya había aprobado la operación. Para terminar de ser validada, precisa que las agencias reguladoras de telecomunicaciones (ANATEL), y audiovisual (ANCINE), se pronuncien.

Tanto ANCINE como ANATEL se habían pronunciado el año pasado desde sus áreas técnicas: el primero en contra de la fusión y el segundo, a favor. Sin embargo, aún no hubo una decisión institucional definitiva sobre el tema y eso es lo que se espera próximamente.